‘Cáceres Green’: 400 millones y dos plantas fotovoltaicas para llevar centros de datos verdes a Extremadura

La imparable evolución de la economía digital multiplica la creación de centros de procesamiento de datos en parques empresariales cada vez más neutros en emisiones de CO2

Los data center son el nuevo maná para los inversores. El uso doméstico masivo de internet como consecuencia de la pandemia y el potencial alcanzado por el desarrollo del comercio electrónico y de las propias administraciones públicas ha disparado la dependencia de los centros de datos, una industria cada vez más codiciada. De hecho, la demanda de la economía digital supera con creces la oferta en todo el mundo. También en España, donde su impacto es cada mayor e imparable. Si en 2019 su peso en el PIB fue del 18,7%, al año siguiente ya alcanzó el 22% y se prevé que en el 2030 llegue al 40%. Baste apuntar que hace menos de una década la contribución sólo era del 4,5%, según los datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones. Los avances tecnológicos y la digitalización del trabajo han acelerado aún más esta tendencia. La banca, los seguros, el manufacturing, la seguridad y el comercio encabezan este impulso.

«Hay mucho talento y los ingenieros de nuestro país son muy versátiles para adaptarse a nuevos modelos de trabajo», destaca Santiago Rodríguez Agúndez, socio fundador (2009) y director ejecutivo de Ingenostrum, la empresa que promueve un Data Center, un gran centro de procesamiento de datos, en Cáceres. «Se trata un sector no intervenido, no como el del gas o la electricidad», advierte este directivo extremeño, que confirma el interés por dotar de infraestructuras adecuadas a este tremendo potencial de esta explosión del ecosistema digital.

Las grandes multinacionales que tienen los datos como base de su negocio no paran de invertir. Facebook (ahora Meta) tiene actualmente en construcción 47 centros de datos que se sumarán a los 48 actualmente en activo. Ninguno está en España. La multinacional los agrupa en 18 campus en todo el mundo, con una inversión en este año entre 29.000 y 34.000 millones de dólares. En el centro que menos le ha costado ha invertido 300 millones; el mayor pasó de los 1.500. Otro ejemplo: Microsoft tiene en sus planes construir entre 50 y 100 centros de datos en este 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.